El Ayuntamiento de Carreño traslada los cañones del siglo XVIII por el riesgo de derrumbe en el acantilado

Los cañones desmontados a la espera de su nueva ubicación -Foto Asturias Verde- Crónica del día El Ayuntamiento de Carreño emprende las obras de modificación de la senda costera a su paso por el parque de San Antonio en Candás, lo que supondrá la reubicación de los históricos cañones del año 1739. Con ello se intenta evitar el serio riesgo de derrumbe de este privilegiado mirador sobre el puerto, por culpa del avance de una brecha en el acantilado. Los temporales del mes de febrero agrandaron la brecha, por lo que fue necesario señalizar la zona y realizar esta obra de urgencia, hasta que se ponga sobre la mesa un plan más ambicioso de consolidación del acantilado. La batería de artillería se componía inicialmente de 3 cañones, de los que nos quedan 2, destinados a la defensa del puerto de Candás durante el siglo XVIII, durante la Guerra de la oreja de Jenkins o Guerra del Asiento, un conflicto que enfrentó a España con Inglaterra. A principios del siglo XIX se vieron implicados en los acontecimientos de la Guerra de la Independencia; aunque en esa ocasión los cañones no llegaron a disparar. Los franceses una vez ocupada Candás consideraron que las piezas de artillería podían suponer un peligro por lo que fueron arrojados a la mar. Ahora gracias a esta obra de emergencia se evita el riesgo que se cernía sobre los cañones y los usuarios de la senda peatonal. Video crónica
Publicar un comentario

Nuestro Facebook: Carreño Actualidad