El Camino del Sevillano entre Candás y Antromero

El Camino del Sevillano es una antigua senda de algo más de 500 metros que hoy en día permanece en parte abandonada. La recuperación del camino como senda peatonal es una vieja demanda de los vecinos de Candás, que permitiría unir Candás con la piscina climatizada comarcal, situada en Antromero y que se comparte entre Candás y Luanco. El camino supone acortar la distancia entre la piscina y Candás; pero también serviría para evitar tener que pasar por la peligrosa carretera Candás – Luanco (As-239). La carretera carece de arcenes, es sinuosa y muy peligrosa para los peatones. Debido a ello el Ayuntamiento de Carreño estudió la posibilidad de construcción de una acera para llegar hasta Antromero. El histórico camino del Sevillano permanece ahora cortado en su paso por el río Pielgo o Granda, en el lugar del antiguo molino abandonado. En la actualidad la casa del molino, la cuadra, los canales de agua, el hórreo y otras instalaciones están invadidas por una maleza impenetrable. El proyecto de recuperación del camino, que se lleva estudiando desde hace más de un año y en el que participa la CHN, Confederación Hidrográfica del Norte, incluye la construcción de un puente de madera de unos seis metros de longitud y cuatro metros de ancho que de servicio a peatones y vehículos ligeros. También se tiene previsto realizar una EPIA, Evaluación Preliminar de Impacto Ambiental, según lo establecido en la Ley del Patrimonio Cultural, ya que el río cuenta con uno de los pocos bosques de ribera que quedan en el comarca Artículo completo en AsturiasVerde.com
Publicar un comentario

Nuestro Facebook: Carreño Actualidad